miércoles, 3 de julio de 2013

El encanto del dinosaurio

El flautista en un arrebato de ego y alarde, empuñó su sonora caña y sopló alegres armonías que se mezclaban con el aire tibio de una húmeda-calurosa tarde del mes de Julio, mientras tanto, el dinosaurio lo observaba atentamente, como si la melodía lo hubiese sumido en un trance dinosauresco y le provocaba una apacible postura de sorpresa y estupefacción... Cuando terminó el artista su pieza de flauta, el dinosaurio hizo una sutil venia honorífica batiendo su reptiliana cresta coronada de púas verdes brillantes y siguió su camino en búsqueda de su mundo jurásico perdido en las ramas del árbol del tiempo...

Julio 3 de 2013


0 comentarios:

Publicar un comentario