jueves, 27 de junio de 2013

Cánticos del espanto solitario

A esta hora cuando los ojos se me enturbian como arenas removidas en el fondo de un río copioso y denso, es cuando me encuentro con que realmente, dentro de mis noches bucólicas pastoreando ovejas negras entre sueños, que brincan en derredor y me exhiben sus negros rostros con muecas monstruosas, todo deseo encendido y todo fulgor consumado en carbones de pensamientos expectantes, no es más que una extensión de un zumbido solitario de esa vocecilla vidriosa que me atormenta en las noches frías, esa voz tremola que canta la canción solitaria como mi epitafio… Junio 27

0 comentarios:

Publicar un comentario