lunes, 22 de abril de 2013

Viciado de tu imagen, sediento de tu ser



Sumerge tus besos en mi oscuridad, y como luz de luna embriaga mis tinieblas, mujer... Bailemos esta milonga enamorada, donde el cielo y el infierno funden azules y rojos en rotondas de seda negra y olor a canela. Olor a vino, la boca agria por el elixir de alucinaciones, exhalamos espantos y querubines en un sublime compás...

Punza mi brazo con tu venero, inyecta en mi boca el alucinógeno de tus palabras, muerde mi piel con hambre de pasión, déjame agonizar entre tus comisuras, déjame hacer un sacrificio en tu nombre, entre la oscuridad excitante de la madrugada, y mañana, con el alba, nos levantaremos por los aires y brotará luz de nuestro ser...

Wilmar Ortiz
Marzo 28 de 2013

0 comentarios:

Publicar un comentario