lunes, 24 de febrero de 2014

La hermandad de los Lengüisueltos


Ponentes de lengua pelada y pata suelta, con las muelas repletas de verdades acumuladas como sarro viscoso por una sociedad que solo sabe hablar entre dientes de lo más simple y elemental de la vida. Sin mucho decoro y con pocas intenciones de caerle bien a los que se resguardan bajo el hábito de la cordura. Así son los lengüisueltos, con sus palabras fálicas, sus pensamientos envulvados, con los vellos de punta y las antorchas persiguiéndoles en cacería de brujas. Hermano. Hermana. Queda usted invitado e invitada a disfrutar de una liberación sin altos costos, salvo el de perder la vergüenza y la marrullería, queda usted invitado a ser un lengüisuelto habilidoso o una lengüisuelta dedicada, para que haga con la lengua, en público, lo que en privado se dedica a soñar. [Agradecimientos a Emilio por desatarme el nudo de la garganta]. Febrero 24

0 comentarios:

Publicar un comentario