lunes, 25 de noviembre de 2013

Unión Arácnida

Mientras todos aquellos seres inertes deambulaban a mi alrededor, unos, quizá maldiciendo el poder abrir los ojos ante un día medio gris, otros rechinando dientes ante sus problemas financieros, académicos, familiares, mientras el mundo pasa, la pequeña araña se balancea atada por un extremo a su seda, y se descuelga de la lámpara de una plazoleta olvidada, el sol, baña de luz esos hilos mágicos y brindan un espectáculo multicolor ante los ojos curiosos de quien ose mirar la belleza de lo más simple en un mundo atiborrado de horror... Ahí está el hilo de seda, uniendo el universo de dos extremos. Ninguno en derredor, tiene idea de que, de no ser por aquel hilo, el mundo ya se habría trozado por la mitad...

0 comentarios:

Publicar un comentario